domingo, 10 de enero de 2016

YA NO HAY CARNE NI VERDURAS CON PRECIOS CUIDADOS, PERO QUEDARON EL VINO, FERNET Y PRESERVATIVOS

Sorpresa en las góndolas: la canasta, en principio, es ahora un 38% más pequeña: pasó de 512 artículos a 317.  La nueva lista de productos con valores regulados tampoco tiene pan, huevos, legumbres y polenta. Bebidas con alcohol y preservativos se mantuvieron.

El nuevo listado de productos con precio acordado con el Gobierno –que rige desde ayer y hasta el 6 de mayo en las grandes cadenas de supermercados– debutó con varias sorpresas y con una composición que promete generar polémica.

La canasta, en principio, es ahora un 38% más pequeña: pasó de 512 artículos a 317.
¿Pero qué criterio se usó para reducirla? En el Gobierno habían dicho que buscarían suprimir todos aquellos productos que no fueran esenciales. Sin embargo, el resultado conocido esta semana sugiere que ese objetivo se cumplió en forma parcial, y bastante curiosa.

Carbón, chimichurri, papas fritas, mozzarella y adobo para pizza están entre los ítems “prescindibles” que le dijeron adiós al control de precios oficial. Tampoco habrá más helados, facturas ni confites con precio regulado, en línea con lo que se había prometido.

La sorpresa fue que, al mismo tiempo, abandonaron el programa una gran cantidad de alimentos de la canasta básica. Papa, batata, cebolla, tomate redondo, lechuga, zanahoria, ají y zapallo anco son las verduras que estaban dentro del acuerdo: ninguna pasó a la nueva etapa. Tampoco la manzana roja y la pera, que eran hasta el jueves toda la fruta incluida.

Asimismo, el listado se quedó sin pollo y sin ninguno de los siete cortes vacunos antes contemplados: tapa de asado, cuadrada, marucha, tapa de nalga, roast beef, hueso con carne y carne picada. Sólo sobrevivieron algunas opciones de carne procesada, como hamburguesas congeladas y salchichas, con sus respectivos panes. Y bajaron tanto el atún enlatado como el jamón cocido.

Pero las sorpresas no terminaron ahí. Porque el acuerdo tampoco tendrá harina de maíz (polenta), huevos ni legumbres como garbanzos, arvejas y lentejas. De los enlatados, sólo quedó el choclo de granos enteros.

Se suprimió también el pan común artesanal: los populares mignones, que venían a $ 19,10 el kilo. Habrá pan en la nueva etapa, pero es uno industrial de marca Fargo pactado a $ 14,39 los 270 gramos, lo que arroja un precio por kilo de $ 53,30. Quedó también pan en tostaditas, en este caso de la marca Bimbo, a un precio de $ 13,34 los 150 gramos ($ 89 por kilo).

El nuevo listado sorprendió por esas ausencias sensibles, pero también por muchos productos que permanecieron en el programa y que podrían considerarse superfluos. Salvo que los funcionarios estimen imprescindible, por ejemplo, el consumo de bebidas alcohólicas. Y es que sobrevivieron no una, sino cuatro marcas de vino (Resero, Facundo, Suter y Finca La Escondida), una botella de fernet 1882 de tres cuartos y una cerveza rubia de litro Iguana.

Además, el queso azul y la salsa de soja también seguirán bajo vigilancia oficial. Quedó en el plan una bolsa de azúcar negra de 250 gramos a $ 16,70 (unos $ 67 por kilo) y no faltó lugar para esencia de vainilla, azúcar impalpable y escarbadientes (a $ 13,13 el palillero de 50 unidades).

¿Tiene preservativos la nueva lista? 
Sí, y hasta hay para elegir entre los “clásicos” y los “súper finos”. Por otra parte, quien quiera poner su casa a todo brillo con productos de precio oficial seguirá encontrando opciones de cera para pisos y de lustramuebles.

Entre otras curiosidades, mermelada habrá una sola y es de ciruela (el durazno ya no es opción). Seguirá habiendo leche en sachet, pero ya no de las marcas líderes (La Serenísima y Sancor) sino de sus segundas marcas (La Armonía y Santa Brígida). Y únicamente los bebés más crecidos podrán ponerse pañales de precio acordado con el Gobierno porque en la lista sólo quedaron cuatro presentaciones y todas son de la medida “grande”.

El cambio de ciclo, finalmente, también incluyó al marketing del acuerdo. La prueba es que el Gobierno eliminó de todos los materiales de difusión el sello “Precios Cuidados”, así como su logotipo característico. La nueva nómina de productos y valores ahora aparece titulada con una simple leyenda: “Lista de precios”.

No siempre se ahorra con los productos del acuerdo
Una idea instalada es que los productos de Precios Cuidados siempre convienen. Casi como un reflejo, si está el cartelito, se lo lleva. Pero no todo es tan absoluto. Y usualmente los compradores, creyendo que ahorran, terminan perdiendo dinero.

“Pasa que la mercadería acordada no participa de promociones. Entonces, cuando la cadena lanza los 2x1, 3x2 o el 70% en la segunda unidad, o si el día de la compra uno tiene 20% de descuento con tarjeta, lo ‘descuidado’ conviene mucho más”, plantea Mariano Gorodisch, experto en finanzas y autor del libro Cómo hacer que el dinero trabaje para vos. “Lo único que garantizan los ‘cuidados’ es que no subirán por cuatro meses, mientras el resto sí. Por lo cual, en abril nos servirán mucho más que ahora”, afirma.

¿Cuándo conviene llevar lo acordado?
Cuando realmente esté mucho más barato que sus compañeros de góndola, contando el precio final con promos. Eso se da en alimentos como leche en sachet, harina, azúcar y aceite. También en algunos fideos, que se llevan por $ 8,80 contra más de $ 17 de marcas similares. O en la mermelada, que está a $ 18,90, contra $ 25 de opciones similares.

Pero en muchos otros casos, el artículo “cuidado” resulta más caro que los productos similares, o igual en precio aunque peor en calidad. “A veces parecen más baratos que el resto –agregó Gorodisch–, pero traen menos cantidad. Por eso, siempre hay que comparar los precios por kilo”.

FUENTE Y FOTOS: Clarín

Tags:

0 Respuestas a “YA NO HAY CARNE NI VERDURAS CON PRECIOS CUIDADOS, PERO QUEDARON EL VINO, FERNET Y PRESERVATIVOS”

Publicar un comentario en la entrada

© 2015 Periodismo 365. All rights reserved. Contacto: periodismo365@gmail.com - T.E.: (0364) 154688085 .
Designed by ST