lunes, 28 de diciembre de 2015

CHACO: PESAR POR EL FALLECIMIENTO DEL MÚSICO SAENZPEÑENSE VÍCTOR REYNA

En la noche del pasado sábado partió el músico saenzpeñense Víctor Eduardo Reyna a encontrarse con Zitto Segovia, Ramón Acosta y tantos otros con quienes compartió los grandes escenarios nacionales. El reconocido artista estaba radicado en Resistencia.

Nota_ccb1cbaed3651c177a5a358824a35aad

Desde joven, en su Sáenz Peña natal, Víctor Eduardo Reina se inclinó y encontró en la batuta de la Scola do Samba de la Comparsa Bahía, el camino sin retorno que lo llevó a abrazarse de por vida a la música. Ya mozo, los parches y los platillos le fueron ganando el corazón mientras sobrevivía en trabajos de la gente común.

Compañero incondicional de cuanto cantor anduviese por los escenarios defendiendo nuestra música, el arte y la cultura se quedan sin un hacedor de cosas buenas y guía de muchos jóvenes volcados a nuestro acervo tradicional. "Se fue de gira en el cielo de los mejores", dijo la cantante 'Pato' Sotelo.
La noticia de la desaparición física de este percusionista singular, golpeó fuerte en la legión de amigos que cosechó a lo largo de su vida.+
Y siguió sobresaliendo. Recorriendo un periplo de escenarios y shows memorables junto a grandes artistas y músicos inolvidables. Zitto Segovia, junto a Jhonny Behr, lo tuvieron de ladero por cuanto camino o ruta hubo que transitar. Chacoamérica, y muchas otras agrupaciones, también.

En el tiempo, fue el 'profe' que se fue ganando el corazón, además del respeto y admiración, de discípulos que llegaban hasta él para canalizar sus ansias musicales. Y entre tantas pasiones, la política, tampoco dejó de estar en sus venas y sus convicciones como buen compañero peronista.
Su familia y sus amigos - como lo supo decir un día - eran la raíz misma de su vida.

En el café de las Casas de las Culturas - desde mañana - habrá una silla vacía. No la ocupemos con lágrimas, sino con los mejores recuerdos y momentos que supimos compartir con él.

Evocación de Bosquín Ortega
Víctor Eduardo Reina: Señor de la percusión
 Nuestro Zitto Segovia tuvo en su carrera de solista a dos percusionistas: Roberto Joel Bher, Jhony, y Víctor Eduardo Reina. Uno, misionero, sutil y refinado; el otro, chaqueño, vigoroso y vibrante. Durante la siesta del 8 Septiembre de 1989, holocausto en el Paraná, martirologio en Bella Vista, Zitto y Jonhy, partieron juntos.

Ambos viajaban sentados, en butacas conjuntas, casi al final del pasillo del  colectivo. Victor no pudo viajar a Corrientes, ése día, para la actuación en el Teatro Juan de Vera, por la noche: su trabajo en Yacimientos Petrolíferos Fiscales, filial Resistencia, le impidió compartir el escenario.

 Nota_ffb7eb06bab48f9f0e1729e2b8776c31

Junto al cantautor de Villa Libertad, Victor inició su desempeño profesional y lo acompañó, desde su regreso de México, en el año 1980, hasta semanas antes del accidente ribereño. Fue testigo, protagonista y testimonio del triunfo de Zitto, como mejor Solista Vocal Masculino, en 1986, en el Precosquín; y, luego, en la  Revelación y Consagración, simultáneas, en 1986, por unanimidad, en el Festival Mayor de Cosquín.

Su origen musical data de Presidencia Roque Sáenz Peña, durante la década del setenta, en su condición de director percusivo de los carnavales termales. Del silbato conductor de las escuelas de samba, extendió su pericia a las canchas de básquet nativo, donde obtuvo un reconocimiento deportivo, aún, memorado.

Durante la estadía de Atahualpa Yupanqui al Chaco, en 1974, un joven Reina acompañó a don Héctor Roberto Chavero Aramburu, tal su nombre civil, a la visita a la Alcaidía de Sáenz Peña, para una velada vespertina con los internos; sin anuncio previo, de manera súbita, y en discreción de comentarios.


Víctor recordaba que Don Ata actuó cerca de dos horas, en acorde empatía con la población, como si tocara en el patio de su casa en el Cerro Colorado. De allí, salió con margen escaso hacia el teatro de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, previa cena frugal con aquel muchachito anfitrión. Cabe recordar, que 'el cantor de artes olvidadas', brindó otro recital, noche consiguiente, en el Cine-Teatro SEP - Empresa de Servicios Públicos-, hoy Complejo Cultural Guido Miranda, con lleno arquitectónico y un joven Alfredo Humberto Norniella, como maestro de ceremonia.

Víctor o el 'Gordo' Reina, tal su apelativo en el universo folklórico, fue el percusionista emblemático del Chaco y con proyección nacional. Acompañó, a diversos y distintos, músicos y conjuntos, con la evidencia de oficio y talento, reconocida por propios y ajenos. La nómina de nombres supera el espacio de rememoración de su persona. Podemos, en mérito a su don, recordar a Chaco América, Lisandro Stalla, Rosendo ¨Chachi¨ Castellá, Jorge Acuña, Rubén ¨Musa¨ Arce, Bosquín Ortega, Ernesto ¨Piti¨Canteros, Cayé Gaúna, Lucas Segovia, Néstor Antonio ¨Bagual¨ Fuentes, Charlie Vallejos, Humberto Falcón y tantos intérpretes, ganados en giras por el país y a los que acompañaba, en muchos casos, de manera gratuita; sobre todo, a los iniciados en el arte vernáculo.

Víctor conservó su espíritu de paisanía, el humor fraterno y el recuerdo alegre y jubiloso de sus pares, hasta su aliento límite. Hacía esfuerzos para no causar molestias a los amigos que lo visitaron en su lecho doliente. Soportó con dignidad cristiana una enfermedad que no le quitó la esperanza del combate. Su conducta de amigo es legado viviente para su descendencia y sus compañeros de causa popular.

Partió a tocar sus parches con Zitto y Jonhy. Aguardó veintiséis años para el reencuentro final en el auditorio celeste. Un, dos.. tres, la charanda espera. ¡Vamos, Victor, a sonar!  

Bosquín Ortega

"Qué suenen los parches, la noche entera". Martha de la Cruz Quiles.

FUENTE Y FOTOS: Rodolfo "Pocholo" Mancuello - Chaco Día por Día - Periodismo365

Tags:

0 Respuestas a “CHACO: PESAR POR EL FALLECIMIENTO DEL MÚSICO SAENZPEÑENSE VÍCTOR REYNA”

Publicar un comentario en la entrada

© 2015 Periodismo 365. All rights reserved. Contacto: periodismo365@gmail.com - T.E.: (0364) 154688085 .
Designed by ST